Koshino: puente de la moda con Japón

Publicado en Julio 21, 2011

La primera mujer japonesa en presentar colecciones de alta moda en Europa sigue distinguiéndose por presentar colecciones impactantes. Oriente y Occidente plasmados en la pasarela.

Acaba de ser homenajeada en el marco de la Semana de la Alta Costura parisina para el otoño-invierno 2011-2012 y precisamente una exposición sobre su vasta trayectoria creativa es hoy la excusa para hablar de ella.

Me refiero a la diseñadora de modas japonesa Hiroko Koshino, quién a sus 73 años, ha quedado prácticamente como el símbolo de la alta costura oriental y de los préstamos e influencias permanentes que aquella ha tenido con Occidente.

Formada en el Bunka Fashion Collage, Koshino se ha destacado por plasmar en sus prendas una mixtura armoniosa del más puro estilo oriental –dominado, aunque no exclusivamente, por el kimono- y las vanguardias europeas que se dictan desde Milán, Londres y París.

Aunque en 2010 sorprendió con una colección atravesada por los colores oscuros, las prendas de Koshino son generalmente de tonos vivos y sello barroco. Cinturas entalladas con vuelos acampanados a partir de las caderas suelen ser también una regularidad en Koshino, a quién se valora cada vez más como el puente de la moda entre Tokio y Europa.

Después de que en 1983 otros creativos de la moda nipona “abrieran camino” en París (como Issey Misake y Rei Kawabuko), llegó el turno de Koshino. Desde entonces, su aporte a la pasarela mundial ha sido fundamentalmente la “reinvención” del kimono –o sus sucesivas adaptaciones- para traerlo desde sus usos milenarios hasta la cotidianeidad del pret-a-porter o la elegancia de una noche de gala.

Texto: Andrés Bacigalupo
Más MODA en MV Experiencias: Prabal Gurung

Dum Pukht, templo culinario en Delhi

Publicado en Julio 18, 2011

Entre platos tradicionales y algunas fusiones más “actuales”, el restaurante Dum Pukht, al sur de Nueva Delhi, ha logrado pervivir dos siglos convirtiéndose en un referente para locales y turistas.

El primer restaurante de Asia en obtener el galardón del “Tenedor de Oro” se encuentra en la India, al sur de Nueva Delhi. Condecoración aparte, hay que decir que más que un simple restaurante se trata de una auténtica catedral gastronómica que sintetiza los mil y un sabores (¡y aromas!) de la tradición hindú.

Dum Pukht –cuya etimología persa nos explica que dum es “aliento” y pukht “cocinar”- se encuentra en el distrito de Chanakyapuri, la zona de Delhi dónde abundan las embajadas y representaciones diplomáticas. Junto al ITC Maurya Sheraton Hotel, Dum Pukht se ha “aggiornado” a los tiempos de hoy sin perder ni una pizca de sus 200 años de tradiciones.

Capitaneado hoy por Imitas Qureshi, el Dum Pukht es un ambiente festivo para los sentidos y con sólo cruzar la puerta se advierte que el azafrán, la canela y el clavo de olor están “por todas partes”.

Dicho esto, cabe aclarar que la fama de “ultracondimentada” de la comida india se desmiente aquí en muchos de los platos. A propósito, entre las recetas más sabrosas y sofisticadas se cuentan las que siguen: el “Sangay Galauti” (mixtura de pollo y cerdo cocinada lentamente al carbón), los “kakori kebabs” (cordero con canela y azafrán) y una pata de cordero adobada en ron y rellena con queso, cebolla y menta a la que se bautizó con el nombre de “special raan e-dumpukht”.

Sofisticado y tradicional, Dum Pukht es uno de los restaurantes preferidos en la más cosmopolita zona de la capital india.

Texto: Andrés Bacigalupo
Relacionados en MV Experiencias: Sabores de Singapur

Motherwell, maestro del expresionismo

Publicado en Julio 14, 2011

El próximo sábado se cumplirán 20 años de la muerte de Robert Motherwell. Símbolo del arte expresionista norteamericano, su original obra se nutrió mucho de la historia de España.

Pasado mañana se cumplirán dos décadas del fallecimiento de Robert Motherwell. La fecha es, en sí misma, una más de las efemérides del mundo del arte. Pero probablemente sirva para revalorizar la obra de quién comenzó su carrera “encolumnado” en el surrealismo y se consagró como icono del expresionismo abstracto, al menos como lo entienden los norteamericanos.

A pesar de su nacionalidad estadounidense, una parte importante de su legado se centra en España, a propósito de la república y la guerra civil españolas. Su celebrada serie “Elegía a la República Española” es el resultado del impacto ideológico y emocional que aquellas páginas de la historia ibérica dejaron en Motherwell.

En una entrevista con El País en 1980, el propio Motherwell lo explicaba así: “Entonces tenía veintiún años y no pertenecía a ningún partido político, pero la guerra civil fue todo un símbolo para mi generación; un poco como ocurriría después, a fines de los sesenta, con la guerra del Vietnam, con la única diferencia de que en la española veíamos el dramático preludio de la segunda guerra mundial. Comprendo que resulte chocante que un yanqui se mezcle en cuestiones españolas, pero no quiero proyectar mis ideas sobre España -mi personal forma de ver las cosas- en los españoles”.

Dalí, no

Admirador de Picasso y Matisse, Motherwell decía no entender la obra de Dalí y entendía que muchas de sus influencias estaban entre sus propios contemporáneos: Jackson Pollock y Mark Rothko, por ejemplo.

Destacado también como historiador del arte, el fanático uso del color negro no fue su único rasgo distintivo. Motherwell se diferenció, además, por ser un lúcido escritor de su generación. Pocos explicaron como él cuál era –o pretendía ser- la visión del mundo del expresionismo abstracto y cómo se transitaban los caminos del arte no figurativo.

Más Arte en MV Experiencias:  PetoruttiYayoi Kusama
Texto: Andrés Bacigalupo

Madeira, exuberante y pintoresca

Publicado en Julio 13, 2011

Con ritmo sereno y hospitalidad portuguesa, esta bella isla del Atlántico es una alternativa excelente para contactarse con la naturaleza y disfrutar a pleno del sol y la gastronomía.

Se puede arribar a ella en aviones que parten diariamente desde Lisboa e incluso hay un servicio de ferries que la conectan con las Islas Canarias. Madeira, esa isla solitaria del Atlántico que los portugueses descubrieron en el siglo XV, es un paraíso para el relax y una sucesión de postales pintorescas que mezclan bosque, playa y pueblos coloniales en partes iguales.

Con un clima benévolo todo el año, hasta sus aguas casi termales son una tentación que prácticamente no reconoce estaciones del año. En invierno, su temperatura ronda los 18º. En verano, esa marca puede trepar hasta los 23º.

En este entorno tropical sobresale su capital, Funchal. Este puerto sereno de 100 mil habitantes sólo se altera cada tanto con la llegada de algún crucero. Para esos ansiosos pasajeros, la ciudad ofrece una larga lista de comodidades. Hay por lo menos una decena de hoteles cinco estrellas y restaurantes con delicias típicas. A propósito, los platos más populares son el pez espada con plátanos, la “caldeirada” (una sopa de pescado) y el atún con maíz frito. Además, casi todas las comidas son acompañadas por el “bolo do caco”, un exquisito pan a base de maíz y ajo.

Isla verde

Amén de sus playas de fina arena, Madeira se distingue por ser una de las islas más arboladas del planeta. Eso no sólo nos lo recuerda su nombre sino la espesura de sus bosques. En todas partes, vemos crecer a la “laurisilva”, una especie vegetal omnipresente que le hizo ganar a Madeira el título de Patrimonio de la Humanidad en 1999.

En un paseo por la isla, tampoco es raro ver las terrazas de cultivos multicolores en las laderas de los cerros. Los viñedos, tanto como las plantaciones de maracuyá y plátanos, crecen a la vera de caminos que serpentean entre las ondulaciones de Madeira, cuyas elevaciones alcanzan hasta los 650 metros sobre el nivel del mar.

Sin tener que salir de Funchal, el otro modo de apreciar la exótica vegetación de esta isla es el Jardín Botánico. Originalmente constituido como un jardín privado, en 1960 fue adquirido por el gobierno para convertirse en el muestrario oficial de la naturaleza de Madeira, objetivo que, habida cuenta de las fotos, cumple a la perfección.

Texto: Andrés Bacigalupo
Relacionados en MV Experiencias: Portugal, bien al sur

La pequeña Grecia de Toronto

Publicado en Julio 11, 2011

Algunas de las mejores tradiciones gastronómicas griegas se concentran entorno a la avenida Danforth, verdadera arteria multicultural de la ya diversa Toronto.

Tiempo atrás remarcamos en este mismo blog las virtudes de la mayor ciudad canadiense. Y no hablábamos de su proximidad con las ciudades estadounidenses (100 kilómetros desde Buffalo y unos 600 desde Nueva York) sino de su compleja y rica personalidad cultural, fruto de una inmigración de larga data.

El resultado de ello ha sido el surgimiento de vecindarios específicos asociados a cada nacionalidad (los barrios italiano, portugués y polaco, por ejemplo). Pero lo más llamativo (y tentador) es el correlato gastronómico de esta diversidad cultural. Hoy en Toronto se pueden probar delicias vietnamitas en “Dang de Lion”, comida de Sri Lanka en “Rashnaa”, sabores ibéricos en “Picante” y hasta típicos platos del Cuerno de África en “Ethiopian House”.

Las calles de Greektown

Una de las comunidades más tradicionales de Toronto es la que conformaron los inmigrantes griegos. En la década del ´50 se afincaron entorno a la avenida Danforth y poco a poco la zona fue impregnándose con sus costumbres y tradiciones.

No es exagerado llamarlo “Pequeña Grecia”. Al caminar por el barrio, las calles están señalizadas tanto en inglés como en griego y uno puede contemplar las cúpulas de unas cuántas iglesias ortodoxas. La más importante es la de Saint George, construida en 1897 y con una inconfundible estética bizantina (a pesar de su “fachada románica”, dicen los moradores).

Y si las identidades nacionales jamás pueden divorciarse del paladar, en este barrio encontramos un par de restaurantes para probar las mejores recetas helénicas. En la carta del restaurante Astoria Shish Kebab podemos leer tentadores platos como los que siguen: kebab de cordero, cerdo marinado “souvlaki”, “taramosalata” (llamado el “caviar griego”) y “spanakopita” (una exquisita mezcla de queso, espinaca y hierbas horneada en forma de pastel).

En Greektown también encontramos otros restaurantes y bares como Pantheon y Ouzeri. En este último, puede optar por algunas de las clásicas sopas griegas; “Avgolemono” (pollo, apio, arroz y salsa de limón) o “Fasolada” (tomates, frijoles, lima y hierbas).

Relacionados/ TORONTOCon todos los acentos
Relacionados/ GRECIA: Por los pueblos de Corfú

Atracciones en Baltimore

Publicado en Julio 6, 2011

Un puerto renovado, rascacielos, la “Pequeña Italia” y museos por doquier. La ciudad más importante de Maryland es otra de las urbes de EE.UU que vale la pena conocer.

Desde el piso 40 del edificio Legg Mason se obtiene una vista panorámica de Baltimore, la ciudad más importante del estado de Maryland y uno de los polos económicos del este de EE.UU. Ubicada entre Filadelfia y Washington (a 125 kilómetros de la primera y 60 de la segunda), Baltimore es una urbe que mira al Atlántico y cuya economía no puede entenderse sin el puerto.

Con una población de más de 2 millones de habitantes, Baltimore es una ciudad de negocios y viajeros. El antiguo puerto interior, reconvertido en una zona de atracciones, cuenta con decenas de restaurantes y museos. Entre éstos, caben destacar el Centro de Ciencias de Maryland y el Museo para Niños Port Discovery.

Más allá del circuito portuario, vale la pena alejarse en otras direcciones para descubrir sitios interesantes. Así, en el distrito de Mount Vernon encontramos el Walters Art Museum, enorme templo artístico que reúne desde colecciones de arte bizantino y piezas históricas de la Guerra Civil estadounidense hasta objetos de las culturas azteca y olmeca.

Rumbo al este de la ciudad, encontramos singulares vecindarios como Little Italy, verdadero centro comercial a cielo abierto en el que la gastronomía italiana es la estrella. En esta zona, sugerimos los restaurantes Boccaccio, Da Mimmo y La Tavola.

Pero los llamados “barrios étnicos”; no terminan allí. El lugar más cosmopolita de Baltimore es Fells Point, histórico vecindario de comunidades como la polaca y la puertorriqueña y hogar de un centenar de pubs para todos los gustos. Entre éstos, destacamos el tradicional bar irlandés “Mick O´Shea´s”. Por su parte, en el 726 de la calle Broadway, el café “Java Roo” es otra alternativa más que sugerente.

Antigüedades y grandes hoteles

Tanto la rústica Little Italy como el distrito “cool” de Fells Point son buenos sitios para comprar antigüedades. Destacan los comercios con productos tradicionales de las distintas comunidades de inmigrantes que se asentaron temprano en Baltimore (como los griegos y los alemanes). En las dos zonas, además, encontramos varios de los mejores hoteles all-inclusive de la ciudad.

Texto: Andrés Bacigalupo
Más Ciudades de EE.UU en MV Experiencias: Memphis

WordPress database error: [Table 'mansionvitraux.wp_wassup_tmp' doesn't exist]
SELECT wassup_id, urlrequested, spam, `timestamp` AS hit_timestamp FROM wp_wassup_tmp WHERE wassup_id='f29b351243af080434611dfeda4e2b90' AND `timestamp` >1414012833 GROUP BY wassup_id ORDER BY hit_timestamp DESC

WordPress database error: [Duplicate entry '8388607' for key 'id']
INSERT INTO wp_wassup (wassup_id, `timestamp`, ip, hostname, urlrequested, agent, referrer, search, searchpage, os, browser, language, screen_res, searchengine, spider, feed, username, comment_author, spam) VALUES ( 'f29b351243af080434611dfeda4e2b90', '1414012923', '54.167.185.110', 'ec2-54-167-185-110.compute-1.amazonaws.com', '/blog/index.php/page/4/', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', '', '', '0', 'N/A', '', 'us', '', '', 'CCBot', '', '', '', '0' )

WordPress database error: [Table 'mansionvitraux.wp_wassup_tmp' doesn't exist]
DELETE FROM wp_wassup_tmp WHERE `timestamp`<'1414012743'