Archivo de Abril, 2010

Arte cubano en el Malba

Publicado en Abril 14, 2010

Hasta el 17 de Mayo, el museo ofrece una muestra con los mejores exponentes de la vanguardia cubana, entre los que destacan René Portocarrero, Wilfredo Lam y Amelia Peláez.

 arte-cubano-en-el-malba

Mariano Rodríguez. La paloma de la paz, 1940. Óleo sobre tela. 74, 5 x 63,5 cm. Colección Alejandro Rodríguez, La Habana. Estate Mariano Rodríguez, La Habana

Las obras de toda una generación de artistas cubanos reviven en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) hasta mediados de mayo. Se trata de una muestra interesante y abarcadora: más de 150 trabajos de los más significativos pintores cubanos, aquellos a los que se identifica como la “vanguardia” y que, entre 1920 y 1940, renovaron la escena pictórica de la isla.
La importancia de esta generación es indudable para los historiadores del arte. Se trata de artistas cuyos aportes resultaron trascendentales para empezar a hablar de un “arte cubano” como tal, antes que del “arte de Cuba”.

expo-sobre-arte-cubano-malba2

Desde Wilfredo Lam y Amelia Peláez hasta Mario Carreño y René Portocarrero, la muestra exhibe trabajos de 13 artistas cubanos. En algunos casos, como el de Peláez, se incluyen piezas que formaron parte de su colección personal hasta el fallecimiento de la artista. Por primera vez, el público accederá a ellas, al igual que las fotografías de José Manuel Acosta.

amelia-pelaez

La pintora Amelia Peláez.

Mujer, nacionalismo y política

Desde el Malba, destacan que esta muestra -que se podrá visitar hasta el próximo 17 de mayo- se ha estructurado entorno a tres temas claves en la modernización de la pintura cubaba: la mirada hacia la mujer, el nacionalismo y las raíces culturales y la relación de la vanguardia cubana con los conflictos políticos de su tiempo.

Texto: Andrés Bacigalupo
Relacionados en MV Blog:
Andy Warhol en el Malba

Diseño interior: India Mahdavi

Publicado en Abril 12, 2010

Creativa y sofisticada son dos adjetivos que cuadran perfecto con India Mahdavi, una arquitecta francesa cada vez más reconocida por sus logradas ambientaciones en hoteles y tiendas.

“Nacida en Irán, entrenada en Francia y buscada en América”. Con esta frase The New York Times presentó a India Mahdavi al público estadounidense. Aunque tal vez “presentó” es una manera de decir, porque esta inquieta arquitecta y diseñadora francesa se ganó su propio lugar mientras hacía crecer su currículum trabajando en puntos tan diversos como Londres, Miami y Egipto.
En MV Experiencias, ya la hemos mencionado ocasionalmente a propósito de su trabajo en el Hotel Condesa de México. En este singular hotel de diseño del Distrito Federal, Mahdavi aportó su toque sofisticado a través de una decoración basada en líneas limpias, blanco minimalistas y tonos pastel.

Mucho más llamativa ha sido su huella por el parisino Café Germain. Allí, Mahdavi creó una impresionante figura femenina amarilla que nace en un piso y se asoma al otro. El resto de la atmósfera también destaca por las jugadas inspiradas (aunque menos audaces) de Mahdavi: recreó dos ambientes diferenciados pero no radicalmente distintos (así fue el pedido de Thierry Costes, manager del Germain) y utilizó para ello impresiones de leopardo, detalles de cristal, sofás de cuero y -cómo no- los taburetes Bishop, creados por ella misma.

Mahdavi, quién fue reconocida como diseñadora del año en 2004 por Maison & Object, es otra de las personalidades del diseño que hemos querido destacar desde MV Experiencias. Su capacidad para conjugar armonía y originalidad salta a la vista.

Texto: Andrés Bacigalupo
Más sobre Diseños y Espacios en MV Blog:
Ron AradEero AarnioJohn Beckmann

Génova con ojos de cineasta

Publicado en Abril 10, 2010

Una atípica historia de amor y las penurias de una ciudad que ya no es lo que era se entrecruzan en “La Boca del Luppo“, de Pietro Marcello. El martes, en el BAFICI.

Cuando el cine se ha propuesto rescatar o “estetizar” metrópolis, los resultados pueden ser inciertos. Pero ahí están los ejemplos de José Luis Guerín metiéndose en el barrio barcelonés de El Raval (“En Construcción“, 2001) o el canadiense Guy Maddin con su mirada surrealista en “My Winnipeg”.
El turno, ahora, es de Pietro Marcello, a quién podremos ver el proximo martes en el marco del BAFICI. Este prometedor cineasta cuenta en “La Boca del Luppo” una historia de amor que nace plagada de impedimentos (un italiano del sur que en la cárcel conoce a una transexual) mientras retrata los resquicios de una ciudad cuyo resplandor es cosa del pasado.
La película contrasta la Génova de antaño con la actual y este trabajo, dice Marcello, remite a vivencias familiares directas. “Los únicos recuerdos que tenía (de la ciudad) se basaban en las descripciones de mi padre, que se embarcaba allí en sus tiempos de marinero. Durante toda su juventud, Génova era su ciudad ideal. Me hablaba siempre de su belleza, sus tiendas de casquería, de las que no queda ninguna, y su cielo. Una ciudad del norte que mira hacia el sur. La ciudad hoy día es completamente distinta de la que recordaba mi padre. Es una ciudad del norte que mira al sur, con todos los problemas de las ciudades septentrionales, empezando por la inmigración y la integración. Basta pensar en los callejones del centro histórico, poblados hoy día por extranjeros..”

Amor y supervivencia

Mientras una cuidada fotografía se ocupa de mostrarnos los claroscuros de Génova, la relación entre Enzo y Mary -los protagonistas- se narra con sólida franqueza. La historia de amor de ambos se parece todo el tiempo a una historia de pura supervivencia. Y es que la ciudad, más que un escenario, parece una suerte de “tercera protagonista”. De ella y contra ella, es imposible escapar. Pero no tan difícil hacerse un hueco.

Texto: Andrés Bacigalupo
CUANDO Y DONDE: Martes 13-04 18.15 hs – Cine Atlas Santa Fe

Kerouac: literatura y viajes en la Ruta 66

Publicado en Abril 8, 2010

Hace sesenta años, Jack Kerouac abría sin saberlo el camino de la Generación Beat y, de paso, contribuía a mitificar la carretera más emblemática de EE.UU.

 

Seis décadas atrás, Jack Kerouac trabajaba intensamente en la escritura de un libro que se volvería un clásico: “On the Road” (En el Camino). La historia, en realidad una suma de historias rescatadas tras largos viajes por todo EE.UU, no pretendía “reflejar” la realidad folclórica de la Norteamérica rural. Ni siquiera perseguía fines documentales.
On The Road, ficción de estilo caótico si se quiere (está escrita al ritmo del “kickwriting”), es más parecido a un viaje interior y exterior. Kerouac huye de Massachusetts tanto como de la regularidad esquemática que se esperaba de cualquier texto narrativo en la década del ´50. El ritmo furioso de su prosa y la influencia del jazz y la poesía se potenciaron en este autor de una manera impertinente. Y eficaz.
En su época, Kerouac quizás fue demasiado “antisistema” como para ser aceptado masivamente (de hecho, la editorial que publicó su libro en 1957 hizo varios “cortes”). Sin embargo, las décadas que siguieron -los ´60 y la revolución hippie- demostraron que Kerouac (tanto como William Burroughs y Allen Ginsberg, también integrantes de la Generación Beat) era ante todo un pionero.

La Ruta 66

Kerouac fue uno de los que mejor radiografió a la “América profunda”, esa que no tenía -ni tiene- demasiado que ver con los rascacielos neoyorquinos. Para ello, la Ruta 66 se convirtió en un itinerario descriptivo de moteles de mala vida y peor muerte, andanzas, agricultores, inmigrantes y emigrantes. Todo parecía confluir a la vera de esa carretera.
El autor se sumó así a otros artistas (como John Steinbeck, de Las uvas de la ira) que ensalzaron el mito de una ruta por la que desfilaron casi todos aquellos que quisieron “probar suerte” en el Oeste.

 

Los recorridos de Kerouac en “On the Road”.

       “.. el camionero me señaló el sitio donde la Ruta 6, en la que estábamos, se cruza con la Ruta 66 antes de que ambas se disparen hacia el Oeste a través de distancias increíbles. Hacia las tres de la tarde, después de un pastel de manzana y un helado en un puesto junto a la carretera, una mujer se detuvo por mi en un pequeño cupé. Sentí una violenta alegría mientras corría hacia el coche. Pero era una mujer de edad madura, de hecho madre de hijos de mi misma edad, y necesitaba alguien que la ayudara a conducir hasta Iowa. Estaba totalmente de acuerdo. ¡Iowa!”*

Texto: Andrés Bacigalupo
* Fragmento de “En el camino”.

Blair Brown

Publicado en Abril 5, 2010

Con una larga trayectoria en cine y teatro, la actriz reapareció en pantalla como la intrigante Nina Sharp de Fringe, la serie “más SciFi” de Fox.

blair-brown-como-nina-sharp

             “Los días y las noches de Molly Dodd” fue un programa excepcional en la TV de EE.UU de fines de los ´80. Se lo solía encuadrar en el género de las sitcom, pero se ajusta más a eso que los norteamericanos llaman “dramedy”, una fusión de comedia y drama.
          Molly, interpretada por Blair Brown, era tan atípica como el programa al que daba nombre: una mujer adorada por todos (incluyendo ex maridos) que llevaba una vida algo hippie y desordenada. Este personaje, tierno y al mismo tiempo bloqueado por sus constantes cambios sentimentales y laborales, le otorgó a Brown notoria popularidad en EE.UU.
          Fuera de la pantalla, Brown continuó cosechando enormes repercusiones como actriz de teatro, ámbito dónde confiesa sentirse más libre. En 2000 ganó el premio Tony como mejor actriz de teatro por Copenhague, la clásica obra de Michael Frayn que aborda el debate entre ciencia y ética durante la Segunda Guerra Mundial.

actriz-blair-brown

Entre los “malos” de Fringe

           Actualmente, Brown se ha puesto en la piel de Nina Sharp en Fringe. Nina es una mujer intrigante y especuladora que debe defender los secretos mejor guardados de Massive Dynamics. Como empleada de esa oscura multinacional, Sharp trabaja con todas sus armas para que la tecnología siga subordinada a objetivos de lo más espurios. Esta apuesta de Fox por el suspenso y la ciencia ficción está dirigida por J.J Abrams (el mismo de Lost) y ya renovó contrato para un tercera temporada.

blairbrown1

        A propósito, compartimos con ustedes el siguiente fragmento de una entrevista en la que Brown cuenta sobre su papel en la serie y su incursión en la ciencia ficción. Mientras tanto, desde aquí destacamos a Blair no sólo como intérprete sino también como una huésped de lujo.

 

Texto: Andrés Bacigalupo

Entre peces de colores

Publicado en Abril 3, 2010

Para sacar partido de la experiencia de bucear en los mares del mundo, les sugerimos tres destinos ideales para explorar las profundidades: Maldivas, Costa Rica y Palau.

experiencia-de-bucear1

           Nadar entre peces tropicales, acariciar corales o simplemente apreciar las formas curiosas de la vida submarina, son actividades que muchos viajeros de todo el mundo buscan hacer.
         No se trata de una actividad difícil pero los expertos coinciden en valorar al menos cuatro factores a la hora de decidir el destino perfecto para sumergirse. En primer lugar, la accesibilidad del sitio. Todos queremos estar en el paraíso, pero si este no es muy remoto, siempre será mejor.
         Luego, las aguas cristalinas, un clima benigno y tanta abundancia de fauna marina como sea posible. Conseguido esto, sólo resta tomar un breve curso teórico-práctico que en la mayoría de los lugares especializados suele ser, además de útil, divertido.

destinos-de-buceo2

Tres paraísos distintos   

       Nuestra primera sugerencia para asomarse a la vida submarina es la costa del Pacífico, en Costa Rica. En estas aguas, no es raro presenciar cardúmenes de hasta tres mil peces y la temperatura del océano se acerca a los 30 grados en verano. Otras maravillas habituales que podrá ver pasar son rayas, delfines, anguilas y tortugas.
        El sitio ideal es Playa del Coco, ubicada en la norteña provincia de Guanacaste (limítrofe con Nicaragua). En la misma región, también son atractivas las Islas Murciélagos y las Islas Catalinas. Temporada más adecuada: mayo a noviembre (porque las corrientes marinas son más estables).
         En el otro extremo del mundo está nuestro segundo destino. Las Islas Maldivas, un pequeño país del Índico, constituyen una buena opción para el buceo más que nada por sus playas accesibles.
        En este archipiélago, la zona de Kuramathi ofrece tres inmersiones recomendadas por expertos: The Caves, Madivaru Finolhu y Madivaru. Abundan los peces martillo y las rayas.
         Por último, la tercera recomendación nos lleva a otra vez al Pacífico, pero en este caso a Oceanía. Blue Corner Wall, en la pequeña isla de Palau, ha sido reconocida como una de las diez mejores zonas del mundo para el buceo según la revista Scuba Travel.
      Las virtudes de este fabuloso lugar incluyen cuevas de estalactitas y estalagmitas y la posibilidad de rozarse con medusas que no pican. Tampoco es raro ver tiburones o grandes cardúmenes de barracudas. Llegar a Blue Corner Wall sólo es posible en bote y con guía. Todas las temporadas son apropiadas. El dato: la corriente suele ser impredecible por lo que el buceo aquí se recomienda a expertos.

peces-tropicales-buceo1

Texto: Andrés Bacigalupo

WordPress database error: [Table 'mansionvitraux.wp_wassup_tmp' doesn't exist]
SELECT wassup_id, urlrequested, spam, `timestamp` AS hit_timestamp FROM wp_wassup_tmp WHERE wassup_id='7b82ee2ce31cb980498c24a1fc8b0c79' AND `timestamp` >1406197247 GROUP BY wassup_id ORDER BY hit_timestamp DESC

WordPress database error: [Duplicate entry '8388607' for key 'id']
INSERT INTO wp_wassup (wassup_id, `timestamp`, ip, hostname, urlrequested, agent, referrer, search, searchpage, os, browser, language, screen_res, searchengine, spider, feed, username, comment_author, spam) VALUES ( '7b82ee2ce31cb980498c24a1fc8b0c79', '1406197337', '54.90.178.218', 'ec2-54-90-178-218.compute-1.amazonaws.com', '/blog/index.php/2010/04/page/2/', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', '', '', '0', 'N/A', '', 'us', '', '', 'CCBot', '', '', '', '0' )

WordPress database error: [Table 'mansionvitraux.wp_wassup_tmp' doesn't exist]
DELETE FROM wp_wassup_tmp WHERE `timestamp`<'1406197157'